• Se prevé un aumento de concurso de acreedores del 35% en lo queda de año y 41% en 2021, con un importante crecimiento de los procedimientos de quiebra que podrían multiplicarse por cinco en los dos próximos años.

  • Las subastas extrajudiciales permiten descargar el trabajo de los juzgados agilizando los procedimientos a través de empresas especializadas como Asemar.

  • La liquidación de activos a través de entidades especializadas, en comparación con la publicación vía BOE, permite que las ofertas lleguen a más gente, democratizando el sector y acelerando los procesos.

oficina

Madrid, 10 de noviembre de 2020.- El impacto derivado de la crisis sanitaria de la Covid19 ha supuesto un golpe, hasta ahora nunca visto, en el tejido empresarial y social español. Un escenario en el que la supervivencia de muchas empresas puede depender de la agilidad en los trámites administrativos para facilitar que los negocios vuelvan a ser viables.

El volumen de subastas que se está registrando por la situación actual ha derivado en una nueva legislación que obliga a realizar subastas extrajudiciales durante un año en procesos concursales y societarios, un complemento para las subastas judiciales que ayuda a descargar procesos en el Ministerio de Justicia.

La entrada en vigor del Real Decreto-ley 16/2020, de 28 de abril de medidas procesales y organizativas para hacer frente al COVID-19, en el ámbito de la Administración de Justicia, permite publicar los activos y bienes a través de plataformas digitales de empresas especializadas. Estas subastas, realizadas a través de compañías especializadas, se apoyan en el entorno digital “lo que permite una reducción de costes, una aceleración de los trámites y, lo más importante, adjudicar los activos más rápidamente ya que hay mucha más gente con acceso a plataformas online”, señala Rafael Tarazaga, socio y responsable del área concursal de Asemar.

Desde Asemar consideran que “reforzar el uso de la tecnología en estos trámites resulta clave para reducir los tiempos y costes de cada operación, impulsando un sistema que beneficie tanto a la administración como a los ciudadanos”, concluye Rafael Tarazaga.

Así, plataformas como www.asemarconcursal.com se convierten en piezas fundamentales para agilizar la fase de liquidación de los procesos concursales ayudando a la recuperación de deuda, clave para las entidades.

Sobre ASEMAR

Asemar es una sociedad especializada en la gestión integral de la deuda que nace en 2015 fruto de la apuesta personal de dos emprendedores natos que, tras una dilatada experiencia en empresas multinacionales, decidieron dar un cambio a su trayectoria profesional y empezar algo de cero.

Cinco años después, la compañía factura 8M€ al año a través de la gestión integral de deuda y liquidación concursal, así como la compra de carteras de crédito, servicio de procuradores, indexación judicial o asesoría jurídica. Actualmente se encuentran en plena transformación tecnológica diseñando nuevas herramientas que permitan reducir los tiempos y costes de cada operación, impulsando un sistema que beneficie tanto a la administración como a los ciudadanos.

wpChatIcon
A %d blogueros les gusta esto: